Estigmatización

16/01/2019
“Si defender el territorio y el agua es ser terrorista, somos terroristas”

Luis Guevara, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Las Colinas, en Acacías, asegura que él y otros pobladores que reclaman por la explotación petrolera en la zona han sido estigmatizados como terroristas.

Luis Guevara es líder social, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio Las Colinas, en Acacías. Durante 2018 impulsó las mejoras en el acueducto de su comunidad. Desde 2010 es líder ambiental. Un santandereano que llegó al departamento del Meta tras ver cómo su natal Barrancabermeja y municipios cercanos iban sufriendo el daño del ecosistema por la refinería de este municipio. También, cómo la salud de sus familiares se fue deteriorando poco a poco, muchos de ellos trabajadores del sector de hidrocarburos.

En 2010, Luis empezó a escuchar, de rumor en rumor, que iban a realizar una exploración sísmica en el Piedemonte Llanero. Conversaciones informales se convirtieron en hechos cuando la petrolera Ecopetrol asumió de lleno la exploración del bloque Cubarral, que pertenece al gran bloque de exploración CPO-09.

El departamento del Meta declaró al centro poblado y turístico de Humadea patrimonio departamental por su aporte a la recreación de la población.

El líder, inquieto por saber de qué estaban hablando, ya que las reuniones de socialización de las empresas petroleras con la comunidad estaban llenas de términos técnicos que nadie comprendía, y con la experiencia de ver cómo Santander sufrió la explotación de petróleo, empezó a leer, a estudiar y a entender cuál era el peligro ambiental de hacer exploración sísmica en el Piedemonte Llanero.

Para Luis, si la exploración en esa zona se llegara a concretar causaría grandes afectaciones ambientales porque en la región se realiza la recarga hídrica de los acueductos municipales y distritos de riego, que pueden resultar afectados por el desarrollo de proyectos petroleros. Además, el líder señala que la exploración petrolera podría afectar ríos como el Guamal y el Humadea. Por ello, Luis junto con otros líderes ambientales comenzaron a realizar acciones de protesta, de participación ciudadana, de plantones y de pedagogía a las comunidades para que las licencias ambientales protegieran el Piedemonte.

“Nosotros no estamos en contra de la exploración ni explotación, si no que queremos que las licencias ambientales se cumplan”

En 2013, desde las distintas JAC de los municipios del bloque CPO-09, se realizó la primera marcha ambiental contra la exploración sísmica. Para Luis este fue el comienzo de un proceso que ha buscado informar a la ciudadanía de los peligros ambientales de la exploración inadecuada de los hidrocarburos y movilizarse para oponerse a cómo se está realizando esta actividad.

El líder Luis Guevara señala que la exploración petrolera podría afectar ríos como el Guamal y el Humadea.

Tras la primera marcha se creó la Mesa Hídrica del Piedemonte Llanero (ver línea de tiempo de acciones en defensa del medioambiente). Este es un espacio que la comunidad considera de conversación, de trabajo unificado y coordinado por la defensa del territorio. Aunque, desde esta mesa se ha podido hacer seguimiento a pequeños derrames de crudo del bloque Cubarral y proteger el agua, el trabajo ha sido difícil y lleno de obstáculos porque los líderes no encuentran ayuda ni orientación en la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA).

El trabajo de líderes ambientales como Luis cada día es más complejo. Las manifestaciones pacíficas terminan en enfrentamientos entre la población civil y la fuerza pública: “Nos hemos dado cuenta de que a las marchas que convocamos llegan agitadores, personas que están contratando para que comiencen los disturbios, después la comunidad se les une y los agitadores desaparecen de las movilizaciones”, afirma Luis.

Luis Guevara no ha recibido amenazas de manera directa, pero constantemente personas de la comunidad le dicen que escucharon que si no dejaba su liderazgo ambiental le podía pasar algo.

Además, señalan desde la Mesa Hídrica, han analizado cómo la prensa cubre los plantones y las protestas, dándole una mayor voz a las petroleras y a la fuerza pública.

“Nos tildan de terroristas. Después en las investigaciones judiciales muestran que no hicimos nada. Solo que a través de las manifestaciones logramos detener la producción de petróleo unos días y eso es lo grave de la situación”, narra el líder.

Este santandereano no ha recibido amenazas de manera directa, pero constantemente personas de la comunidad le dicen que escucharon que si no dejaba su liderazgo ambiental le podía pasar algo. “Nosotros estamos siendo estigmatizados como terroristas. Aquí en la región hay gente que trabaja con la industria petrolera que dice que los líderes están en contra del progreso y de las comunidades. Todo esto pasa mientras que escuchamos al ministro de Defensa decir que los líderes sociales están siendo financiados por el narcotráfico”, dice Luis.

Varios líderes de la región han denunciado que, en medio de los señalamientos, el mismo Estado ha expuesto sus nombres públicamente como enemigos de la explotación petrolera en un documento alojado en el servidor del Ministerio del Interior. Dicho documento titulado Estrategia Territorial de Hidrocarburos de 2015, se creó entre el Ministerio de Minas, el Ministerio del Interior y la Agencia Nacional de Hidrocarburos con el respaldo de la Presidencia y con la financiación de Ecopetrol. Tenía como función identificar los actores de posibles conflicto con la industria en el Meta, por lo cual era de uso interno, únicamente para funcionarios públicos.

Las protestas contra la explotación petrolera buscan preservar la naturaleza y el agua de la región.

En este documento se nombran a varios líderes y organizaciones ambientales que participan en protestas y plantones, además, de cómo han sido sus reclamos. Patricia Pardo, lideresa de Cubarral, es descrita como “Comerciante del municipio, se encuentra presente en todos los bloqueos, es muy influyente en la zona y tiene discurso agresivo contra la industria”. También, señala al sacerdote de El Castillo de “emitir discursos en contra de la industria” al final de las misas. Los líderes consideran que estos documentos de instituciones estatales los ponen en riesgo, más aún, en medio de las amenazas que ya han recibido algunos de ellos.

Documento interno del Ministerio del Interior de Colombia en el que se identifica a personajes de la región de Ariari que están en contra de la industria hidrocarburífera.

Rutas del Conflicto y La Liga Contra el Silencio consultaron al Ministerio del Interior, vía derecho de petición, por la elaboración y publicación de esta presentación en su sitio web. El Ministerio señaló que “el documento en mención fue elaborado por un contratista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en el año 2015 como material interno de trabajo. Nunca fue un documento oficial ni mucho menos reflejó una posición institucional del Ministerio”. (Ver respuesta completa al derecho de petición).

Los ríos Guamal y Humadea son fuentes hídricas fundamentales para la vida de la población en el Meta y la explotación petrolera puede amenazar esos ecosistemas, según han denunciado líderes ambientales en la región.

El Ministerio también explicó que la presentación nunca estuvo publicada directamente en la página oficial de la institución, pero aceptó que cabe la posibilidad de “una publicación no formal en un micrositio dedicado a la Estrategia Territorial para el Sector de Hidrocarburos de la página”. En la respuesta, la entidad dice que no puede informar cómo fue la creación del documento, ya que no fue oficial y su autor ya no tiene ninguna vinculación con el autor.

Rutas del Conflicto y La Liga Contra el Silencio también consultaron, vía derecho de petición a Ecopetrol, financiador de la llamada Estrategia Territorial para el Sector de Hidrocarburos. La petrolera no se refirió puntualmente a su participación en la elaboración del documento, pero aclaró que el principal objetivo de dicha estrategia era “contribuir a las mejoras de condiciones de gobernabilidad, transparencia y la superación de la pobreza, a través de la generación y facilitación de espacios del diálogo entre comunidades, entidades del gobierno nacional, regional y municipal, así como las empresas del sector de hidrocarburos, para la construcción de propuestas conjuntas que forjen desarrollo y busquen soluciones a las problemáticas existentes en los territorios” (Ver respuesta completa).

Luis y otros líderes de la zona insisten en que este documento es una evidencia clara de la estigmatización del Estado a los líderes ambientales que se han opuesto a la manera en que se ha realizado la exploración petrolera en la región. “Sentimos que nos tratan como si fuéramos terroristas. A varios compañeros los han judicializado, a otros los han amenazado y vemos cosas como esta en un documento del Ministerio del Interior. “Si defender el territorio y el agua es ser terrorista, somos terroristas”, dice el líder social.

Estos medios publicaron la noticia