Liderazgo en riesgo

16/01/2019
LA AMENAZA CONTRA LOS LÍDERES AMBIENTALES DEL META

En los últimos años, aunque algunos medios de comunicación han informado sobre asesinatos de líderes sociales e inclusive han creado conteos para mostrar la dimensión de estos hechos, por lo general, no se conocen sus historias ni la de las comunidades. También se sabe muy poco de cómo estos líderes son estigmatizados, amenazados y criminalizados, en muchos de estos casos, por funcionarios públicos y empresas estatales. Rutas del Conflicto en alianza con La Liga contra el Silencio documentó la historia de un grupo de líderes sociales en el departamento de Meta, voceros de una comunidad que quiere evitar que los ríos de su región sean afectados por posibles malas prácticas en la exploración y explotación petrolera. Estos líderes son solo la muestra de los costos de su trabajo en el Meta, pues historias similares ocurren en Puerto Gaitán,Puerto López y demás zonas donde la economía imperante es el petróleo.

La defensa del medioambiente en Colombia ha causado la muerte de 32 líderes, desde 2016, de un total de 116 de América Latina, según el último informe de Indepaz. Global Witness, una ONG inglesa que recolecta casos sobre líderes ambientales y de tierras asesinados en 22 países, lleva documentando desde el 2012 a Colombia como uno de los países más peligrosos para estos líderes, después de Brasil y Filipinas. Según la ONG, en Colombia, la tasa de impunidad en los procesos de los asesinatos de los líderes es del 92%.

En medio de esta circunstancia, en el Meta se gestan liderazgos en defensa del agua y la fauna de la cordillera del Piedemonte Llanero. Esta zona, que está a cinco horas de Bogotá y que muchas personas del interior utilizan para vacacionar, es un corredor ambiental del Páramo de Sumapaz que permite observar variedad de animales como nutrias, aves y monos.

El Piedemonte Llanero también es la fortaleza económica de la industria de hidrocarburos del país. Ecopetrol, una empresa de economía mixta y suscrita al Ministerio de Minas y Energía, en el 2010 creó el Bloque de Crudos Pesados de Oriente (CPO-09) con el fin de realizar exploración sísmica y de perforación en nueve municipios de la cordillera oriental de Colombia. Desde que comenzó el proyecto, la comunidad empezó la defensa de las fuentes de agua de la región.

Luis Guevara, Marlén Arévalo y Gustavo Carrión han representado a las comunidades de Acacías, Guamal y Castilla La Nueva y han visto en el liderazgo ambiental la única salida para defender su territorio. Sin embargo, su trabajo ha estado permeado por amenazas, atentados, estigmatización de funcionarios públicos del Ministerio del Interior y judicialización por parte de una unidad de la Fiscalía, creada específicamente para investigar los presuntos delitos en contra del sector de hidrocarburos.

¿Qué defienden los líderes ambientales? Escuche los sonidos del río Guamal, uno de los lugares que podría ser afectado con la explotación petrolera del Bloque CPO-09.

¿A qué suena Humadea?

Estos medios publicaron la noticia